¡Silencio! El respetable público asiste expectante a un espectáculo

¡Silencio! El respetable público asiste expectante a un espectáculo

El público, la audiencia, el respetable, es una unidad expectante que, ante un espectáculo, se constituye en silencio para valorar y disfrutar, y cuyas reacciones, en general, suelen ser proporcionadas al grado de placer obtenido. (El silencio es condición sine qua non, si bien se puede romper cuando el espectáculo es de risa o el orador introduce una broma en forma de chiste o de imagen humorística, o son de tal calibre los sentimientos, que a través de las palabras llegan a la audiencia, que haya espectadores que lloren a moco tendido y enjuguen sus lágrimas con un pañuelo de papel o de tela.)

El público paga de dos maneras; una, medible y objetiva mediante dinero contante y sonante, otra, subjetiva y sonora, mediante el aplauso.

(más…)

Palabras, parábolas, pendientes, bigotes

Palabras, parábolas, pendientes, bigotes

“Una palabra tuya, si la dices bien, con sentido y sentimiento, bastará para enamorarme”, diría en los tiempos románticos la dama, arrimando sus dulces pabellones auriculares, engalanados con preciosos pendientes, a su enamorado quien, tras la celosía, haría desprender de su boca, virilmente adornada con bigote, perilla o barba, hermosas palabras de amor.

(En los tiempos actuales la palabra ha perdido bastante terreno ante la imagen, si bien resiste como puede refugiándose en la literatura, en el discurso o en el placer de una conversación agradable y distendida).

(más…)

Cómo desarrollar la idea central en el discurso

Cómo desarrollar la idea central en el discurso

Subir, bajar, ir, volver… deducir, inducir

 

Bien, imaginemos que tenemos en la vida real una escalera tan bella como la de la fotografía. Todos sabemos que las escaleras, además de poder ser bellas (una cuestión secundaria pero no por ello menos relevante) son muy prácticas. Posiblemente sea, junto con la rueda, unos de los elementos más prácticos que haya inventado jamás el ser humano. La rueda y la escalera sirven básicamente para transportarnos. Hacia adelante y hacia atrás, hacia arriba y hacia abajo. Subir y bajar, ir y volver, forman parte de un mismo movimiento como también lo son deducir e inducir.

(más…)