¿Cómo dirigirse al lector de tú o de usted?

¿Cómo dirigirse al lector de tú o de usted?

 Algunas ventajas comunicativas del plural mayestático

 

¡Sí, lo sé! Estás cansado de esta disyuntiva: carne o pescado; playa o montaña; dulce o salado; alimentos cancerígenos o alimentos saludables; fruta o verdura; tú o usted. Nos pasamos la vida eligiendo, pero ahora hay que decidir cómo dirigirse a los lectores, clientes o proveedores.

Una amable lectora planteó la siguiente pregunta: ¿No sé si dirigirme a mis lectoras como si fuera una persona concreta, tú, o varias, vosotras?

En la lengua española existen tres clases de personas gramaticales con sus respectivas formas en singular y en plural.

  • La primera persona: yo y nosotros.
  • La segunda persona: tú y vosotros.
  • La tercera persona: él y ellos.

La primera persona. Algunas ventajas del plural mayestático 

 

El primer punto que hay que tener en cuenta es quién escribe. Generalmente escribe un “yo”, pues resulta complicado escribir un texto a cuatro manos y con dos cabezas de forma simultánea.

Yo, como autora, escribo este texto, lo cual no quiere decir que en ocasiones haga alusión al nosotros, pues el equipo de PAM palabras a medida está formado por dos personas: Alberto, mi padre, y yo.

También, a veces, elijo el pronombre “nos”, pues soy plenamente consciente de que PAM no está formado solo por mí y por mi padre, sino que a estas dos instancias se le suma el tú como lector. Esto nos convierte en un nosotros. Además, sin ti como lector, no existiríamos.

El plural mayestático, que procede del latín pluralis maiestatis (plural de majestad), consiste en referirse a uno mismo (hablante o escritor) utilizando la primera persona del plural. Es muy criticado en la actualidad en el medio digital, pero no se le debe borrar del mapa, porque juega un papel fundamental debido a varias razones:

1.- Produce un efecto de complicidad e integra al lector en lo que se dice o se comenta.

Nos gusta que nos cuenten historietas y también nos encanta contarlas a los demás. Desde pequeños, configuramos el mundo a través de estas narraciones.

Las ventajas de contar historias en marketing

Ahora, observa la diferencia:

Te gusta que te cuenten historietas y también te encanta contarlas a los demás. Desde pequeño, configuras el mundo a través de estas narraciones.

La pregunta obligada del lector será: ¿Y tú qué (palabrota) sabes de mí para hacer tales afirmaciones? Lo que me lleva a mencionar el segundo punto de vital importancia en el uso del “nos”.

2.- Evita reacciones a la defensiva de los lectores.

Si en el medio virtual se busca y se pretende la identificación del lector, entonces ¿por qué relegar el nosotros al olvido, desecharlo y tirarlo a la basura?

3.- Produce una sensación de colaboración, de construcción y de descubrimiento simultáneo gracias a la identificación. Es una técnica 100 % persuasiva porque guía al lector de forma amigable hacia el punto que se está tratando.

Por ejemplo, para explicar la diferencia entre el lenguaje visual y verbal:

ventajas-comunicativas-del-plural-mayestático-

Fotografía de Clara Mateo

Ejemplo 1:

En el momento actual se vive en el mundo de la imagen. Es indudable la fuerza y la capacidad informativa que tienen las imágenes. Como se puede observar, cuando en la comunicación se conjuga una imagen visual con un signo verbal adecuado, se obtiene un mensaje de gran intensidad y riqueza. 

Ejemplo 2:

En el momento actual vives en el mundo de la imagen. Seguro que no dudas de la fuerza y de la capacidad informativa que tienen las imágenes. Como puedes observar, cuando en la comunicación conjugas una imagen visual con un signo verbal adecuado, obtienes un mensaje de gran intensidad y riqueza. 

Ejemplo 3:

En el momento actual vivimos en el mundo de la imagen. Nadie duda de la fuerza y de la capacidad informativa que tienen las imágenes. Como podemos observar, cuando en la comunicación se conjuga una imagen visual con un signo verbal adecuado, se obtiene un mensaje de gran intensidad y riqueza. 

Los tres ejemplos están correctamente redactados, pero tienen connotaciones diferentes. Así el primero es más impersonal (ni para ti ni para mí), el segundo está dirigido en todo momento al tú (resulta exclusivo porque yo, como persona, también vivo en el mundo) y en el tercero se busca la identificación (cojo al lector de la mano y lo acompaño en el razonamiento).

¿Cómo dirigirse al lector de tú o de usted?

 

Estas personas gramaticales prefiero tratarlas en conjunto, porque son las que suelen enfrentarse. Es cierto que hay que elegir si tratar al lector de tú o de usted. La oposición corresponde a un tratamiento de cercanía o de cortesía.

Históricamente, en la España de 1500, tú era el tratamiento que se daba a los inferiores y, en el mejor de los casos, a los iguales. Sin embargo, se utilizaba la forma de Vuestra Merced para dirigirse a los superiores y que derivó en el usted actual. El tú le fue comiendo terreno al usted en el ámbito familiar y se empezó a originar una igualdad hacia arriba (proceso de hidalguización, Rafael Lapesa, Historia de la lengua española).

Puede que, por cuestiones históricas, haya quedado grabado en la conciencia social que el usted es el trato que se da a los superiores y el tú a los iguales o inferiores. Quizá de ahí las reticencias a usar una forma u otra.

No obstante, hoy en día la distinción se da entre un tratamiento de cercanía o de cortesía. Por supuesto, no se puede negar que también es un asunto generacional, en el que probablemente no haya acuerdo entre mayores y no tan mayores o entre jóvenes y no tan jóvenes.

Para mí (generación de los 80) lo habitual es hablar de tú a los profesores y cuando he tratado de usted a alguien, esa persona me ha regañado por hacerle mayor.

Sin embargo, para mi padre (generación de los 40) era habitual hablar de usted a  los profesores y cuando ha tratado de tú a alguien, siendo un infante, incluso esa persona le ha regañado por su osadía.

No obstante, el tú es más cercano y personal mientras que el usted es más distante e impersonal. Lo importante es tener una coherencia con la forma empleada y no mezclar el tú con el usted en el trato dado al lector o al cliente.

Si se elige el tú como tratamiento preferente, ¿se puede utilizar el usted?

Claro, porque si un cliente se pone en contacto contigo o con tu empresa y te (os) trata de usted, lo normal es hacerlo de la misma forma en las primeras comunicaciones, pues de otro modo puede verse ofendido. Cuestión de educación.

Si se elige el usted, ¿cuándo se puede utilizar el tú?

Jamás en los textos de la página web ni en los comentarios ni en los artículos del blog, pero, tras los primeros contactos, se puede empezar a emplear el tú siempre y cuando el cliente te dé permiso o te haya empezado a tutear.

¿Hay diferencia entre el tú y el vosotros (os)?

Realmente la única diferencia es el empleo del singular o del plural, pues ambas formas corresponden a la segunda persona gramatical.

El dirigirse a un tú no quiere decir que todo el texto se escriba en un tú en singular, también se puede optar por introducir algún vosotros, pues al fin y al cabo se trata de la segunda persona.

  • ¿Qué te parece? ¿Qué os parece?

En este caso, habrá que ver en qué frase entra mejor el tú o el vosotros.

El tú es ideal para entablar una relación más cercana, para hacer que el lector se sienta protagonista y lograr que las palabras se dirijan especialmente a él o a ella. También es perfecto para hacer apelaciones directas (llamadas a la acción).

  • ¿Te imaginas lo que sentí al subirme al escenario? 

  • Te voy a contar un secreto.

Sin embargo, para hacer una especie de llamamiento general o para cargar el mensaje de un grado superlativo de sorpresa puede funcionar mejor el vosotros.

  • ¿Os imagináis lo que sentí al subirme al escenario? 

  • Os voy a contar un secreto.

     

¿Cómo prefieres dirigirte al lector de tú  de usted?

 

¿Utilizas el plural mayestático?

Share Button
El loco origen de la palabra loco y el resplandor de los molinos de viento

El loco origen de la palabra loco y el resplandor de los molinos de viento

La verdad es que me trae por la calle de la amargura el origen de loco y su correspondiente locura y no habiéndolo buscado, me doy cuenta que estoy escribiendo en pareados. Aquí acabo, no sea que me vuelva loco el hado por mentecato. ¿A quién se le ocurre buscar el origen de un vocablo tan complicado? A ver si me voy a volver loco de verdad. No es la primera vez que alguien, empachado de letras, ya sean escritas por mano propia, ya leídas con sus propios ojos, se le reblandecen las meninges y acaba atacando molinos de viento como si fueran gigantes o haciéndose armar caballero en alguna venta de camino atestada de rufianes y rufianas.

(más…)

Share Button
Palabras y expresiones que suscitan dudas en su escritura

Palabras y expresiones que suscitan dudas en su escritura

¿No me rayes o no me ralles?

 

Dudar es de humanos y errar también lo es, pero existen en nuestra lengua algunas palabras y expresiones que suscitan dudas en su escritura. Siempre habrá alguna palabra o expresión que siembre la duda en nuestra mente: ¿se escribe todo junto o separado, con hache o sin hache, con doble ele o con ye…? El problema es que cuando la duda se manifiesta hay dos opciones: se sale de esta definitivamente o se deja ronroneando y campando a sus anchas.

(más…)

Share Button

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR