La palabra permanece, el diseño se queda obsoleto

La palabra permanece, el diseño se queda obsoleto

Verba volant, scripta manent

 

Ya lo decía Cayo Tito “las palabras vuelan, lo escrito permanece”. Otro dicho español sería “lo escrito, escrito está y las palabras se las lleva el viento”. No obstante, y esto es un dato curioso que no viene a cuento, antiguamente esta frase latina tenía otro significado: la palabra oral era capaz de moverse y de volar libremente, mientras que la palabra escrita debía quedarse estática, inmóvil y silenciosa sobre la fría página de cualquier libro. ¿Qué pensarían los romanos de la pantalla a través de la cual se leen los blogs y los libros electrónicos? (Pregunta retórica a la que no pienso dar respuesta).

(más…)

Share Button
Menos es más o cómo ser natural y no morir en el esfuerzo

Menos es más o cómo ser natural y no morir en el esfuerzo

Vamos a empezar por la palabra final del título, esfuerzo, porque de esa palabra arranca todo. Ser natural en la actuación o en un discurso significa que el público no debe notar ningún “sudor”. “Se le ve que está forzado” suele decirse de un actor o un orador que se empeña en no ser lo que es o no estar como debería. Pero ¿qué es ser natural? Si no conozco al actor o al orador, ¿cómo sé que actúa o se dirige a mí con naturalidad? Ahí está la madre del cordero. Menos es más. El público es un organismo vivo, muy sensible, que detecta con una intuición prodigiosa cuándo un actor le está mintiendo mal, cuándo un orador no es lo que dice o aparenta ser. El público es un observador muy fino de lo falso y lo impostado, de la exageración y del esfuerzo por querer agradar.

(más…)

Share Button
El uso de los conectores discursivos o argumentativos

El uso de los conectores discursivos o argumentativos

Acabo de borrar el texto que iba a salir esta semana y, ahora mismo, lo estoy reescribiendo. ¿Por qué? Normalmente, todos los artículos que publicamos pasan por el ojo crítico del otro, en este caso, le tocaba a mi padre revisar el texto. No había fallos ni repeticiones, pero le faltaba algo imprescindible: sencillez. Era demasiado técnico y aburrido. Entonces, me fui a dormir pensando en cómo mejorar el tema sobre el uso de los conectores discursivos o argumentativos. De repente, me acordé de mi profesora de inglés en el instituto:

(más…)

Share Button
El tiempo a tu medida, el ritmo en el discurso

El tiempo a tu medida, el ritmo en el discurso

Existe un tiempo cronológico, objetivo, exacto para todos, aquel que con precisión pasmosa marcan los relojes digitales de última generación y existe un tiempo interno, personal e intransferible que pertenece a una sensación subjetiva, a una impresión íntima: “La conferencia ha sido muy larga” o “¡Qué corta se me ha hecho la obra!”. Nunca nada durará lo mismo para cada subjetividad, pero hay que intentar elaborar un discurso o montar una obra de teatro para que el público no sea consciente del tiempo. Un tiempo a medida del no tiempo, un tiempo que evite que el espectador mire el móvil, al techo o se remueva en la butaca. Entonces el tiempo se convierte en ritmo, el discurso en torrente y la obra en espectáculo. Es decir, se trata de crear el tiempo a tu medida y a la del oyente en el discurso.

(más…)

Share Button

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR