Cómo recuperar el estilo personal de escritura, sin prisas ni agobios

Cómo recuperar el estilo personal de escritura, sin prisas ni agobios

O sobre cómo descontaminarse de influencias tóxicas

 

Lo primero que tengo que advertir tanto al lector habitual como al ocasional del blog es que este artículo no está sacado de ningún manual. No constituye ninguna verdad científica. No es una Biblia ni una guía con los siete pasos mágicos para recuperar el estilo personal de escritura y descontaminarlo de influencias tóxicas, sino que está basado en mi experiencia con lo acontecido durante la preparación de las oposiciones. ¿Se puede extrapolar a otras circunstancias? Por supuesto, cualquier situación de estrés laboral o emocional continuado en el tiempo trae consigo una merma de la creatividad, por lo que es lógico suponer que la escritura y el estilo se verán afectados. Todo dependerá de la intensidad y de la duración en la actividad desempeñada. Así mismo, la recuperación podrá avenir de forma más o menos rápida en función de los factores anteriormente mencionados.

(más…)

Las 4 reglas básicas que debe cumplir todo texto

Las 4 reglas básicas que debe cumplir todo texto

¿Solo cuatro reglas? Sí, ni más ni menos. A partir de aquí todo dependerá de la maestría expresiva del escritor, entendiendo por tal a toda aquella persona que escribe, ya sea una obra de ficción, un texto digital o un artículo periodístico.

¿Es posible que un texto pueda construirse en base a cuatro reglas básicas? Sí y así lo ha demostrado la Pragmática, que es una rama de la Lingüística que estudia la relación de los signos (cualquier palabra, enunciado, frase o intento de comunicación es un signo) con quienes los usan.

(más…)

El uso de los conectores discursivos o argumentativos

El uso de los conectores discursivos o argumentativos

Acabo de borrar el texto que iba a salir esta semana y, ahora mismo, lo estoy reescribiendo. ¿Por qué? Normalmente, todos los artículos que publicamos pasan por el ojo crítico del otro, en este caso, le tocaba a mi padre revisar el texto. No había fallos ni repeticiones, pero le faltaba algo imprescindible: sencillez. Era demasiado técnico y aburrido. Entonces, me fui a dormir pensando en cómo mejorar el tema sobre el uso de los conectores discursivos o argumentativos. De repente, me acordé de mi profesora de inglés en el instituto:

(más…)