Vídeopoema: Me gustas cuando callas…

Vídeopoema: Me gustas cuando callas…

«En un beso, sabrás todo lo que he callado».

 

Pablo Neruda, cuyo nombre real no se parece en nada, Ricardo Eliécer Neftalí Reyes Basoalto, es según Gabriel García Márquez: «El más grande poeta del siglo XX en cualquier idioma». Para Harold Bloom, el prestigioso crítico literario, autor de  El canon Occidental: «Ningún poeta del hemisferio occidental de nuestro siglo admite comparación con él» considerándolo uno de los veintiséis autores centrales del canon de la literatura occidental de todos los tiempos, en compañía de autores como Cervantes, Shakespeare, el portugués Fernando Pessoa y el argentino Jorge Luis Borges, entre otros ilustres escritores.

No es para menos.​ Estamos ante un grandísimo poeta de una fina sensibilidad, con una vasta obra que se inicia con  Crepusculario. El poema Me gustas cuando callas pertenece al famosísimo 20 poemas de amor y una canción desesperada, un libro que publicó muy joven, inmediatamente después de Crepusculario. Junto con  Residencia en tierra y Canto general, constituye su obra poética más conocida y valorada.

Pablo Neruda fue un poeta de una larga y variada trayectoria que compaginó con su actividad diplomática.

Os recomiendo encarecidamente su libro de memorias Confieso que he vivido, lleno de sabrosas anécdotas como su amistad con García Lorca, entre las que destaca una conferencia que ambos dieron en jocosa improvisación.

Mi intención con estos  vídeopoemas no se circunscribe a un mero recitado, sino que pretendo interpretarlos de forma naturalista confiriéndoles una teatralidad basada en la situación y, cuando sea posible, en la acción. Este poema, en mi opinión, requería una atmósfera ensoñadora y estática en que el poema saliera como si no estuviera del todo aprendido. De ahí la cama como lugar apropiado para la ensoñación con un tú que está a la vez ausente y presente:

Me gustas cuando callas porque estás como ausente

Y me oyes desde lejos y mi voz no te toca…

Por otro lado notaréis que este poema ni los que vendrán llevan música. Nunca me han gustado los recitados poéticos con música de fondo. Me parecen que además de hacer trampas al solitario (la música, al realzar el recitado, oculta tanto las virtudes como los defectos del recitante) tapan la musicalidad del poema.

La calidad de un poema es un conjunto armonioso entre el significado y el significante con su ritmo y su música. Interpretar un poema (curiosamente y no por casualidad interpretar es una palabra que engloba a músicos y actores) significa darle el sentido que le otorga el ritmo interno de sus versos.

Vídeopoema: Me gustas cuando callas…

Espero que os guste.

¿Qué te parece el recitado en este vídeopoema: Me gustas cuando callas…?

Vídeopoema: Hombres necios

Vídeopoema: Hombres necios

Sor Juana Inés de la Cruz (1648​- 1695)

Una monja adelantada a su tiempo

Y tanto porque de casta le viene al galgo. Juana Inés nació en un oscuro lugar llamado “la celda” (¿Una premonición?) en la región de Chalco, Nueva España, después conocida como México. Lo importante no es esto, sino que su madre, al poco tiempo de nacer ella, se separó de su esposo y tuvo tres hijos más de otro varón con el que no se casó. Algunos críticos más o menos pudorosos hablan de cierta “laxitud en la moral sexual de la colonia”.

(más…)

Vídeopoema: Amor constante más allá de la muerte

Vídeopoema: Amor constante más allá de la muerte

Quevedo en andaluz

 

A Quevedo lo tengo puesto yo en un altar. Tanto que, cuando en Osuna me dio por hacer un montaje para la Colegiata, no dudé en elegir sus versos que disciplinadamente empezaron a aprenderse de memoria mis alumnos. Entre ellos no podían faltar los catorce versos del soneto Amor constante más allá de la muerte. Uno de los mejores poemas de amor que he leído nunca. Lo cual es aparentemente contradictorio con la personalidad de Quevedo. Parece que  fue un misógino recalcitrante. Algunos dicen que su misoginia venía de ser cojo, miope y bastante feo, lo que explicaría un cierto complejo de inferioridad frente a la mujer sublimado a través de la crítica despiadada hacia ella. Otros afirman que su misoginia no era algo personal, sino fruto de la moda de aquel tiempo donde la sátira de la mujer era el pan nuestro de cada día.

(más…)