Un teatro o una sala de conferencias no es un campo de batalla, el actor (el orador) no se enfrenta a ningún enemigo que no sea él mismo con sus dudas e inseguridades. El escenario no es el lugar adecuado para colocar una metralleta. Al público hay que rendirlo mediante la seducción. Por eso prefiero la expresión ponerse delante del público a enfrentarse al público. El lenguaje no es inocente.

El público y el discurso

Pincha en leer más para ver el vídeo.

 

Este vídeo ha sido grabado y editado por  Gerardo Ballesteros, que produce y dirige el programa  Vamos Pádel.

Mi trabajo consiste en eliminar la confusión, aclarar los conceptos para que te puedas poner delante del público, controlando tu miedo y siendo consciente de ti y de tu relación con él.

Meterse al público en el bolsillo. El público es vuestro amigo porque está deseando meterse en vuestro bolsillo. No es vuestro enemigo.

Para profundizar en el tema tratado puedes leer la entrada: ¡Silencio! El respetable público asiste expectante a un espectáculo.

A nosotros, como siempre, nos encantará conocer tu opinión a través de los comentarios aquí en el blog o en cualquier otra red social.

¿Qué te ha parecido el vídeo?