El uso de la pasiva en español es prácticamente nulo a diferencia de otras lenguas como el inglés. La pasiva es una construcción verbal donde el sujeto no es quien realiza la acción, sino quien la padece (llamado sujeto paciente). El español es una lengua más activa, de emprender acciones, que pasiva, de recibir la acción del verbo. Sin embargo, hay una característica de la oración pasiva que la convierte en la gran aliada de la prensa: la despersonalización del sujeto, pues no se sabe quién hizo algo. Esto conlleva que se haga un uso incorrecto de la construcción pasiva como ocurre en el siguiente caso:

“Van a ser acumulados x litros”*.

La oración pasiva se construye con el verbo “ser”, que funciona como auxiliar, conjugado en el tiempo verbal correspondiente al momento en que sucede la acción, más el participio del verbo que es el que otorga el significado a la frase.

La casa fue construida por los obreros.

Es igual a decir:

Los obreros construyeron la casa.

Sin embargo, hay una pequeña diferencia: en la oración pasiva adquiere mayor importancia el objeto que recibe la acción. Por ello, es una técnica muy empleada en prensa. La consecuencia psicológica de emplear la pasiva es evitar la causalidad por medio de la nominalización, donde se oculta algún aspecto de vital importancia mediante las oraciones impersonales:

Se produjo la detención de los manifestantes.

O por medio de frases pasivas:

Los manifestantes fueron detenidos.

En ambos casos, se presupone que fueron detenidos por la policía, ya que, por ahora, los extraterrestres no vienen a la tierra con el objeto de detener a nadie. Pero no se dice. Se oculta el dato de forma consciente para que la audiencia infiera que los manifestantes tienen la culpa de la detención por haber obrado mal.

Volviendo a la primera oración en pasiva, diré que es incorrecta, porque utiliza una perífrasis verbal (futuro del verbo ir + preposición “a” + infinitivo del verbo ser) junto a una construcción en pasiva (verbo ser + participio).

“Van a ser acumulados x litros”*.

Se da una mezcla extraña o hibridación entre la perífrasis verbal y la pasiva. Esto se produce por el calco sintáctico del inglés, donde tienen la siguiente construcción: “It´s going to be picked up a hundred things”. La traducción literal es precisamente esta: “Van a ser recogidas un centenar de cosas”.

Las construcciones o los giros verbales del inglés no pueden aplicarse al castellano, ya que la morfología verbal del español es más variada y rica que la de la lengua mundial (un “poco” más simple).

Los equivalentes en castellano a esta construcción serían:

  • Una oración impersonal: Se van a acumular x litros.

  • La perífrasis verbal: Van a acumularse x litros.

  • O, en un momento dado, la pasiva en futuro: Serán acumulados x litros, que continúa siendo errónea porque la pregunta obligada es: ¿Por quién?

Toda construcción pasiva exige un complemento agente (la persona que realiza la acción), aunque se oculte de forma consciente. La casa fue construida por los obreros (estos últimos son quienes construyen la casa). En cambio, en serán acumulados x litros o van a ser acumulados x litros, ¿quién es la persona que realiza la acción? Ninguna, porque los litros de agua que están cayendo debido a la lluvia corresponde a un estado atmosférico y, por tanto, a una oración impersonal (yo no lluevo) que no puede tener sujeto. Por este motivo, no puede ir en pasiva esta oración que ha servido de ejemplo para explicar el uso incorrecto de esta construcción tan poco usual en castellano.

Consejo que damos desde PAM: limitar lo más posible la construcción en pasiva y sustituirla por una impersonal o por una oración activa. “Los obreros construyeron la casa”.

¿Utilizas la pasiva con frecuencia?

 

¿Te gusta o te disgusta?