No hace muchos años se tenía la idea de que un escritor era aquella persona que escribía novelas, relatos, cuentos, microrrelatos, obras dramáticas, poemas… Es decir, se asociaba la palabra “escritor” con literatura y ficción. Ninguna de estas premisas es totalmente cierta, porque un escritor no tiene por qué dedicarse en exclusiva a la literatura o a la ficción, ya que puede, por ejemplo, contar una historia real o escribir un tratado sobre mecánica del automóvil. Se suele partir de la base de que un escritor es aquel que persigue una finalidad estética en el uso del lenguaje.

Podríamos preguntar si un periodista no hace un uso artístico del lenguaje. Aunque, ya sé que este asunto suele levantar ampollas y originar algún que otro debate acalorado. Por citar tan solo un par de ejemplos, recordaré los casos de Gabriel García Márquez o de Isabel Allende. Ambos eran periodistas y encontraron en la literatura el mejor modo de narrar aquello que la prensa escrita no les permitía.

Mítico es el caso de Relato de un Náufrago, una novela periodística, donde García Márquez relata la historia a partir de una serie de entrevistas que le hace a Luis Alejandro Velasco, que fue un náufrago proclamado héroe de Colombia. La historia salió publicada en el diario El Espectador de Bogotá en 1955 y, como obtuvo un gran éxito, se publicó en forma de libro en 1970. De una noticia, surgió una novela.

Isabel Allende empezó a escribir para superar una situación dolorosa en su vida a la par que ejercía de periodista en el diario El Nacional de Caracas. Ella misma afirmó en un momento:

“Me lancé a la escritura por desesperación, me moría de aburrimiento con la vida que tenía y necesitaba contar el caudal de anécdotas que llevaba por dentro desde hacía años”.

Fruto de esta crisis personal, nació el libro superventas, La casa de los espíritus.

Dejando a un lado el periodismo y la literatura, ¿cuántas personas escriben a diario y lo hacen con una finalidad concreta? ¿Escribir una bitácora con periodicidad semanal no se considera escritura? ¿No se puede considerar como tal aquella persona que escribe por encargo, generando contenidos para distintos medios y con una frecuencia diaria?

Hace no muchos años, se podía afirmar que un escritor era aquel que escribía de modo literario (dejémoslo expresado de una forma un tanto ambigua), pero hoy día todo aquel que escribe debe considerarse un escritor porque utiliza la palabra como forma de comunicación. Es más, constantemente se utiliza la función poética del lenguaje, poniendo especial interés en la forma que adquiere el mensaje.

Las funciones del lenguaje fueron establecidas por Jakobson y resulta curioso que el rasgo fundamental que caracteriza la función poética no es que se escriban metáforas o poemas ripiosos, sino la forma que adopta el mensaje.

Podemos encontrar la función poética del lenguaje en:

  • Dichos y refranes:

Más vale pájaro en mano que ciento volando.

A quien madruga, Dios le ayuda.

  • El saber popular mediante metáforas fosilizadas:

La falda de la montaña.

El ojo de la cerradura.

  • Publicidad:

Ron Barceló, el oro caribeño.

Carolina Herrera: siempre la misma, siempre diferente.

  • Titulares de prensa:

Ironías.

Apisonadora blaugrana 7-0.

Ahora con la irrupción de las nuevas (o no tan novedosas) tecnologías de la información, el medio digital se ha democratizado. Cualquiera puede escribir y cualquier texto puede alcanzar una gran difusión. Por eso, es de vital importancia escribir correctamente y lograr que nuestras palabras comuniquen exactamente lo que queremos decir.

Para mí un escritor es aquella persona que escribe y que se siente escritor. Yo puedo no escribir nada, salvo alguna cosilla antes de dormir, y sentirme en mi interior escritora, aunque no escriba todos los días o no lo publique, o puedo escribir un blog y no sentirme escritora en absoluto.

Este asunto siempre levanta ampollas y debates muy interesantes, que casi siempre acaban en nada, porque es una pescadilla que se muerde la cola. Si empezamos a reflexionar sobre quién es un escritor o no, seguidamente llegaremos a replantearnos qué es literatura y qué no lo es y por tanto nunca saldremos del solipsismo y de la propia subjetividad.

Mi verdad es esta, pero esta verdad es exclusiva mía. Tú puedes tener tu verdad o tu opinión y siempre será tuya.

Néstor Belda en Lo que no es estilo del autor (artículo cuya lectura recomiendo fervientemente) afirma:

“Para mí, la definición más razonable de escritor es: Persona que escribe con la intención de hacer Literatura. Por simplificar, dejémoslo en «Persona que escribe Literatura». Ahora solo nos resta definir qué es Literatura, sin entrar en si buena o mala, solo Literatura. (…) Yo tengo para MÍ que Literatura, sin importar el género, «es el ‘arte’ de construir metáforas de la realidad mediante el lenguaje» y, por tanto, el «escritor es un ‘artista’ que construye metáforas de la realidad mediante el lenguaje». Esa es la definición que, después de cuarenta años, más o menos me satisface”.

Sin embargo, Ana González Duque en ¿Qué es ser escritor? afirma:

“Pienso que el escritor nace —es una forma de ver la vida— pero también se hace. Es imprescindible la formación y el leer con ojos de escritor. Leer mucho. Y escribir mucho. Y tirar mucho. Porque al principio todo lo que escribimos es malo. (…) Y no, no es imprescindible vivir de lo que escribes”.

Para Roland Barthes en La muerte del autor:

“El autor no es más que aquel que escribe, así como yo no es otro que aquel que dice yo”.

Antoine Compagnon en El demonio de la teoría. Literatura y sentido común resume la visión de Émile Benveniste:

“El autor cede el primer plano a la escritura, al texto, o incluso al escritor, que nunca es más que un “sujeto” en el sentido gramatical o lingüístico, un ser de papel, no una “persona” en el sentido psicológico: es el sujeto de la enunciación, que no existe antes de su enunciación, sino que se produce con ella, aquí y ahora”.

Entonces, aquí nos quedamos en medio del vasto océano. ¿Quién tiene la clave de la verdad? Quizá lo realmente importante es que todas encierran su propia verdad.

Para ti, ¿qué es ser escritor?

 

¿Te sientes escritor? ¿Por qué sí o por qué no?