Érase una vez un político que sentía cierto regusto en alargar las palabras y las frases. De esa forma demostraba lo mucho que sabía, a pesar de utilizar términos carentes de significado.

 

Poco a poco, los medios de comunicación que iban a las ruedas de prensa, transcribían literalmente sus palabras. A los ciudadanos nos llegaban por dos medios: en directo, a través de la radio y de la televisión, y en formato impreso, a través del periódico y de las revistas.

En la lengua sucede lo mismo que con las modas. Al principio no te gustan, pero conforme las vas viendo (en los grandes almacenes prácticamente todos los escaparates son similares unos a otros) te vas familiarizando con ellas. Y al final te compras ese pantalón, con esa forma y en ese color que no te gustaba, pero no has tenido opción de elegir entre la “variedad homogénea”.

En el lenguaje hablado se produce un proceso similar. Al principio te rechina el vocablo, pero el bombardeo mediático termina por calar en la conciencia y cuando queremos decir explotar lo sustituimos por explosionar.

Es mucho más sencillo conjugar el verbo explotar que explosionar.

“Ha explotado una bombona” /// “Ha explosionado una bombona”*

“Exploté en un arranque de ira” ///  “Explosioné en un arranque de ira”*

Otros ejemplos de palabras alargadas sin sentido sería la utilización de:

  • Peligrosidad →Peligro

  • Intencionalidad → Intención

  • Tensionar → Tensar

  • Casuística → Causa

  • Institucionalizar → Instituir

  • Recepcionar → Recibir

  • Influenciar → Influir

  • Influenciación → Influencia

  • Teorización → Teoría

  • Teorizacionar → Teorizar

  • Direccionar → Dirigir o Remitir

Curiosidades de la lengua. Parece que cuanto más larga sea una palabra más se sabe de lo que se está hablando o más profesional se es. Desde luego mis “alargamientos favoritos” son aquellos que acaban en –cionar o   en -izar (para verbos) y en  –zación (para los sustantivos).

Concretización*, concretizar* y concretizado* son alargamientos innecesarios, cuando tenemos palabras tan bonitas como concreción, concretar y concreto.

Consejo: sospecha de una palabra excesivamente larga. Recuerda que en la lengua siempre “menos es más”.

 

¿Conoces otras palabras alargadas de forma innecesaria?

Si alguna palabra te suena extraña, no dudes en compartirla con nosotros.

¡Nos encantan las palabras extrañas!