Tu estilo es lo que importa

Corregimos textos, fabricamos ideas, escribimos para ti.

Un equipo. Dos generaciones de hispanistas. Un amplio abanico de registros expresivos. Dos vidas al servicio de la palabra. La vieja y la nueva escuela, al fin, unidos por un propósito común: ayudarte a encontrar la comodidad en tus palabras.

Una periodista. Un actor. Una hija. Un padre. Dos profesores de Lengua española. Dos escritores. Dos cabezas. Cuatro ojos. Una familia: PAM Palabras a medida.

Grafías y sonidos. Lenguaje verbal y no verbal. Textos y discursos. 

Sácale brillo a tus palabras

Hola. Somos Gala y Alberto.

 

Una hija y un padre que han hecho de la palabra el motor de su existencia. Tenemos un proyecto en común, Palabras a medida, que ha unido a dos generaciones de hispanistas.

Un día, mientras mi padre corregía exámenes del instituto, me puse a su lado y le pregunté: “¿Papá este “haya” va con “y” o “ll”?” A veces me dejaba algún examen para que lo corrigiera, aunque la nota final la ponía él, con su segunda revisión.

Era bastante puntillosa y menos benévola que mi padre. Hubo una vez en que llegué a implorarle que suspendiera a un alumno porque aquello no era un examen, aquello era un atropello continuo a la ortografía. “No se le pueden pedir peras al olmo”, me contestó mi padre… y lo aprobó.

Porque somos seres humanos y no máquinas y a todos se nos pasa algún error. Se trata de reducir el error al mínimo y para ello existe la doble revisión para que no se pase ni media errata.

A partir de aquel día ya no pude parar. Desarrollé una vista de águila a la caza de la falta de ortografía y de expresión. ¡A veces me entran unas ganas de escribir a las editoriales!

Palabras a medida es el resultado de hacer de una vocación un oficio, que consiste en ayudarte a que tus textos estén bien expresados y correctamente escritos para que así puedas alcanzar tus metas.

Porque cuatro ojos siempre ven más que dos.

En Palabras a medida te ayudamos a:

j

Encontrar la comodidad en tus palabras

porque la seguridad y la confianza son vitales para alcanzar las metas que te establezcas.

Lograr la excelencia lingüística

y a que no haya ninguna diferencia entre lo que escribes, sientes y quieres comunicar.

Trabajar, trabajar y trabajar con tesón

porque no existen soluciones mágicas ni sencillas en la comunicación escrita y oral.

Alcanzar tus metas

porque las palabras tienen un inmenso poder. Dominar la palabra te asegurará el éxito en todas las facetas de tu vida.

Me llamo Gala.

El origen de mi nombre es un tanto cosmopolita. Procede del griego antiguo “γαλα-γαλακτος”, es decir, “gala-galactos”, que significa blancura y pureza. De ahí, Galaxia. Por lo demás, nací en Málaga y tengo 31 años, ¡toda una vida por delante!

Desde niña tuve el sueño de ser escritora y hasta que no he creído en mí, no ha sido posible.

En el instituto tuve que elegir entre seguir mi vocación o estudiar una carrera con “salidas”. Al final, me decidí por Letras puras con latín y griego.

Estudié Periodismo, pero no acababa de gustarme cómo estaba el oficio, así que busqué alternativas donde pudiera combinar mis dos grandes pasiones: la escritura y la lectura.

Aprobé, para nada, unas oposiciones de Lengua castellana y Literatura.

¡Seguí eligiendo la vocación! La crisis económica paralizó mis sueños y expectativas. Durante años, he compaginado trabajos de freelance con el estudio constante.

Siempre he dicho que sería feliz si mi trabajo fuera solo estudiar, leer y escribir. Hacer del bolígrafo y del papel mis compañeros inseparables.

Justo lo que comienzo ahora.

Palabras a medida. Un trabajo a mi imagen y semejanza.

De  vez en cuando, tejo bufandas multicolores y doy paseos por la playa, como manera particular y muy mía de pisar tierra firme y bajar del mundo intelectual.

Miles de saludos. Gala

Se me olvidaba, también puedes conocerme un poco más leyendo la entrevista que me hizo mi padre por el primer aniversario de la página. ¿Te animas a saber más cosas de mí?

Soy Alberto González:

Nací en una pequeña ciudad de provincias del interior. Toda mi vida ha girado en torno a las palabras. Delante de ellas, como actor, interpretando las palabras de los otros o detrás, escribiendo en la soledad del cuarto.

Si como dijo alguien: “La vida es una nota a pie de página de la infancia”, entonces debo confesar que, con doce años, recité ante mis padres la letanía completa en latín. Una pedantería absoluta.

Después vino el griego antiguo, más adelante el francés y el inglés gracias a un vecino de la Gran Bretaña que me regaló un acento absolutamente british a cambio de botellas de vino de rioja. ¡Estos ingleses!

Los siete años de latín y los cinco de griego me llevaron a estudiar Filología Hispánica en la Universidad de Sevilla que compaginé con el teatro. Más tarde oposité a profesor de secundaria enseñando Lengua y Literatura españolas en varios institutos durante veinte años. Una eternidad.

Dejé la enseñanza y me dediqué profesionalmente a la actuación. No me fue mal. Hice mucho teatro, trabajé en numerosas series de televisión y rodé un montón de películas, algunas de ellas en México y Francia. He actuado en francés y también en inglés varias veces.

Trabajé como actor en la película: “El puente de San Luis rey”. Rodada en Málaga y protagonizada por Robert de Niro, Gabriel Byrne y Harvey Keytel, me ofreció la posibilidad de trabajar como coach de Harvey Keytel, o sea, que me estrené en esto del coaching por lo más alto.

Mis aficiones actuales son jugar al ping-pong, aprender alemán a cambio de nada y escribir sin tregua en compañía de mis fieles diccionarios de latín y griego.

Saludos cordiales, Alberto.

Mi hija, Gala, también me hizo una entrevista. Te invito a conocerme un poco más.

¿Qué dicen de nosotros?

Trabaja con nosotros

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR