Coaching es un anglicismo muy de moda que, por lo visto, sirve para todo. Yo soy muy práctico. Lo mío no es, desde luego, irme por las ramas. A mis clientes les digo que soy como un sastre. Ellos eligen la tela y yo les corto un traje a su medida.

Te ofrezco un entrenamiento exclusivo y muy personal para que pierdas el miedo escénico y puedas hablar en público con soltura y sin necesidad de leer ningún papel. Tanto si es por motivos profesionales (conferencias, presentaciones, exposiciones de proyectos, trabajos, oposiciones, exámenes orales…) como en eventos sociales donde quieras o necesites brillar.

Somos muy sensibles a la palabra. Mucho más de lo que pensamos. Una persona poco agraciada físicamente puede llegar a ser muy atractiva si sabe hablar. Los mejores políticos han sido siempre magníficos oradores que supieron ganarse el favor de sus conciudadanos gracias a la palabra.

Muy poca gente tiene ese don. Incluso siendo así, el discurso es el resultado de un trabajo que consiste en saber lo que hay que decir, cómo decirlo y cuál debe ser la actitud corporal correcta.

Cómo hablar en público

La isla mínima, Alberto González

No conozco mejor método que el del actor que ensaya el papel a las órdenes del director hasta conseguir que las palabras salgan naturales y espontáneas. Sé de lo que hablo porque, además de actuar, he tenido el placer de dirigir a muchos compañeros.

La naturalidad es fruto del trabajo y la repetición. Sólo así el actor podrá sentirse impune e inmune. De eso precisamente se trata a la hora de pronunciar un discurso; que te sientas impune e inmune gracias a la seguridad que has obtenido tras ensayar tu discurso bajo mi dirección.

Un discurso que construiremos entre los dos paso a paso y siempre, por supuesto, teniendo muy presente cuáles son tus objetivos y tus deseos.

Estas son mis herramientas:

  • Lingüísticas: En mi doble faceta de escritor y profesor de Lengua y Literatura españolas durante veinte años.
  • Actorales: Treinta y cinco años como actor de teatro, cine y televisión.

¿Has tenido que enfrentarte al público alguna vez? ¿Cómo fue la experiencia?

¿Qué métodos y herramientas utilizaste para calmar los nervios?

Cuéntanos cómo fue tu experiencia.