Pediátrico es un adjetivo derivado del sustantivo pediatra que, como todo el mundo sabe, es una palabra griega que significa “médico de niños”. El maestro saca de su cartera un jarabe para la tos. Lo ha comprado esta mañana en la farmacia para su hijo pequeño que no paró de toser anoche. El maestro lee en voz alta: “Este medicamento es de uso pediátrico” y después pregunta a un alumno que estaba bostezando:

-Si yo le digo que esta crema tiene un uso tópico, -empieza el maestro-, ¿quiere decir que la utilizan los “topólogos”?, -pregunta.

– Ni idea de lo que es un topólogo-, replica el alumno, recién salido del bostezo.

– Un especialista en el estudio de los cuerpos geométricos.

-Ah, entonces no. Creo que uso tópico significa que la crema no se traga sino que se aplica en un lugar exterior del cuerpo para aliviar, por ejemplo, el dolor muscular de cualquiera, sea topólogo o no.

-Muy bien creído. Y si yo le digo que una pasta tiene un uso dentífrico, ¿significa que la usan los dentistas?

-No, qué va. Quiere decir que sirve para que todo el mundo se limpie los dientes, incluidos los dentistas, claro.

-Y ahora viene la pregunta del millón. Si yo digo que un jarabe es de uso pediátrico, ¿querrá decir que lo toman los pediatras?

-En principio sí, -dice el alumno con bastantes dudas.

-¿Y al final?, -pregunta el maestro sin dejarlo respirar.

-Al final… pues no. Todo el mundo sabe que es para que se lo tomen los niños.

-Ya, pero lo suyo es que el envase del jarabe pusiera “uso infantil”, que es lo correcto, y no “uso pediátrico”.

-Se eliminaría la ambigüedad.

-Fíjese la diferencia que existe entre decir un libro infantil o un libro pediátrico.

– Abismal.

-Pues quien no lo tiene nada claro es quien escribió:

 

“Es fácil decirle a alguien que no se frote, pero a veces tenemos que ponerles oclusivos, es decir, vendarles la zona tras aplicar el tratamiento para que no lo hagan, pues es la única manera de que funcione, sobre todo en pacientes pediátricos”.

¡Los pediatras vendados para evitar que se rasquen! ¡Qué ejemplo para los niños! ¡Y qué patada a la lengua y al sentido común!, -comenta irónico el maestro mientras coge el jarabe y lo vuelve a introducir en la cartera.

 

¿Se te ocurre alguna palabra mal utilizada? ¿Tienes dudas sobre alguna?

Cuéntanoslo